Google App Engine: servidores de alquiler

Para un desarrollador web o una
empresa emergente (“startup”) de
Internet, poder disponer de toda la capacidad de proceso de Google es un sue?o,
ya que muchos de los problemas que tienen los servicios m?s innovadores
de la Red giran en torno a la escalabilidad de sus arquitecturas de programaci?n
frente a los picos de demanda. Esto significa que cuando un servicio pasa de
ser usado por unos pocos a ser utilizado por millones de usuarios (pico de
demanda), se produce una sobrecarga en sus estructuras por un excesivo tráfico
y una falta de capacidad de almacenamiento de datos en sus servidores. En ese
momento el servicio debe mejorar tanto la solidez de su arquitectura de programación
como la capacidad de sus servidores, y debe hacerlo con rapidez si no quiere “morir
de éxito”.

Para facilitar las tareas de escalabilidad en este tipo de servicios, Google
acaba de presentar Google
App Engine
, pensado para que los desarrolladores web diseñen sus
propias aplicaciones utilizando los servidores y la tecnología de Google.
De esta forma, las “startups” tecnológicas no tienen que preocuparse
por acondicionar sus propios servidores.

Google acaba de presentar Google App Engine,
pensado para que los desarrolladores web diseñen sus aplicaciones con los servidores y la tecnología
de Google

Los desarrolladores de aplicaciones “online” pueden ahorrarse así el
tener que crear una red de servidores para dotar a su aplicación de
la estabilidad y la escalabilidad necesarias para soportar los picos de alta
demanda. También ahorran en los costes de montaje de estas plataformas
y pueden concentrase en el desarrollo de la aplicación.

Un servicio gratuito inicialmente

Durante la primera fase de pruebas de Google App
Engine, el servicio es gratuito y bajo invitación. Para ello, los desarrolladores disponen de hasta
500 Megabytes para el almacenaje de datos, una limitación en la capacidad
de procesado de 200 Megaciclos de CPU por día (es la cantidad de trabajo
diario que les ofrece la red de computación de Google) y un ancho de
banda de 10 Gigabytes diarios (sumando tráfico de carga y descarga).
Todo ello con un límite de tráfico de hasta de cinco millones
de páginas vistas al mes.

Después de esta fase beta, Google comenzará a
cobrar por el servicio dependiendo de los recursos utilizados

Después de esta fase beta, Google comenzará a cobrar por el
servicio dependiendo de los recursos utilizados, como el espacio de almacenamiento
o el número de consultas, por encima de las limitaciones actuales. Aún
no se ha publicado la tabla con los precios ni los recursos por los que Google
cobrará.

El lenguaje de programación de este servicio es Python, aunque se
espera que una vez terminada esta fase de pruebas, el sistema soporte otros
lenguajes para hacer más neutral su uso. Con el fin de utilizar los
servicios de Google App Engine, los desarrolladores deben descargarse una aplicación
de desarrollo SDK -disponible para Linux, Mac OS X y Windows- que es la encargada
de la gestión del código de programación y su sincronización
con los servidores de Google.


Nubes de computación distribuida

La utilización de este sistema de “hosting” en
el que las empresas desarrollan sus aplicaciones en una red de servidores
más o menos difusa (conocidas como “nubes de computación
distribuida”), se está convirtiendo en uno de los servicios más
interesantes para las pequeñas empresas de Internet por las ventajas
que supone. Sin embargo, existen algunos puntos negativos, como la dependencia
excesiva de un único proveedor en los procesos claves del sistema.

Existen algunos puntos negativos, como la dependencia
excesiva de un único
proveedor en los procesos claves del sistema

Amazon, otra empresa con gran experiencia en
la creación de grandes
infraestructuras de computación, lanzó un sistema similar llamado Amazon
Web Service
, que es utilizado por miles de empresas de Internet de todo
el mundo. Servicios web como Twitter o
Pownce utilizan Amazon Web Service para el almacenaje de las fotografías
de los usuarios. De esta manera, se ahorran los costes de almacenaje en sus
propios servidores, así como la infraestructura necesaria para ello.

Los analistas esperan que otras empresas del
sector, como Microsoft, lancen servicios parecidos, así como una reorientación de las empresas
de “hosting”, que pasarían de vender servidores de forma
individual (donde los desarrolladores deben implementar e instalar toda su
estructura para la estabilidad del sistema) a servicios de proceso de datos
distribuidos.

FUENTE: CONSUMER EROSKI

Articulos relacionados:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Busqueda en el sitio
Advertisment ad adsense adlogger